¿Qué hay que saber para pedir préstamos sin nómina?

préstamos sin nóminaA veces, la gente necesita un préstamo pero no tiene un trabajo o una nómina que apoye su propuesta. No obstante, existen muchas empresas que conceden créditos sin nómina o aval. Por ello, en este artículo, se puede encontrar la información necesaria sobre estos préstamos sin nómina.

 

¿Qué son los préstamos sin nómina?

Por norma general, para pedir un crédito, hace falta una nómina o salario que asegure que se puede hacer frente a los pagos. En caso de no tenerlos, también se puede contar con un aval que pueda hacerse cargo. Sin embargo, ¿qué hacer si no se cuenta con nada de esto?

Los créditos sin nómina no son imposibles, se pueden conseguir a través de internet. De hecho, hay muchas compañías que ofrecen esta opción. Eso sí, que no haya una nómina no significa que no se deban justificar unas ciertas ganancias. Estos créditos son para personas que no tienen un trabajo fijo y estable, pero que sí tienen algún ingreso. Por ello, suelen pedir un justificante que pruebe que se puede devolver el importe prestado.

Estos préstamos ofrecen unas cantidades de entre 300 y 5000 euros. Aunque también es posible encontrar entidades que ofrecen cantidades más elevadas, hasta los 50 000 euros. Además, las cantidades pueden devolverse en cuotas, o con un único pago. Eso sí, hay que tener en cuenta que  al ofrecer estas facilidades, también tienen algunas desventajas. Por ejemplo, estos créditos tendrán mayores intereses que uno con nómina o aval. Así mismo, las comisiones de la empresa, y los gastos asociados, también serán más elevados.

¿Quién puede pedir un crédito rápido sin nómina y qué requisitos se deben cumplir?

Como se menciona antes, aunque no se tenga una nómina, es necesario disponer de alguna ganancia. Por lo tanto, solo las personas que cuenten con ingresos (aunque no provengan de un trabajo fijo) pueden pedirlo. Por ejemplo, los trabajadores autónomos (que no tienen ingresos fijos mensuales), pueden justificar sus ingresos fácilmente. Lo mismo ocurre con jubilados o personas con discapacidad que cobran una pensión. O con personas en situación de paro que cuenten con una prestación por desempleo del estado. Por lo tanto, es indispensable poder justificar unos ciertos ingresos para que las compañías concedan el crédito.

Además de lo anterior, también hay que cumplir con una serie de condiciones para pedir un préstamo. Para empezar, dependiendo de la empresa, es necesario tener un mínimo de 21 y 25 años para solicitar el crédito. Así mismo, es obligatorio tener el lugar de residencia en España y contar con una cuenta bancaria en el país. Y, por supuesto, debe ser posible contactar con el prestatario mediante un teléfono y correo electrónico. Sin embargo, hay que tener en cuenta que aunque se cumplan los requisitos, la última palabra la tiene el prestamista. Su decisión dependerá del análisis crediticio que lleven a cabo sobre la situación del prestatario.

Por otro lado, estar incluido en ASNEF puede ser un impedimento para conseguir un crédito, pero no es imposible. ASNEF es una asociación que se encarga de llevar un registro sobre morosos. Por lo tanto, muchas compañías no ofrecerán créditos a aquellos que aparezcan en ese listado. Sin embargo, muchas otras sí lo hacen, solo hay que presentar una prueba de que se cuentan con otros ingresos.

Créditos sin nómina pero con aval

¿Y que ocurre si no hay unos ingresos mensuales que se puedan justificar? En ese caso, también es posible pedir un crédito con aval. Para ello, una persona debe comprometerse a hacerse cargo de los pagos del préstamo. Esta persona puede ser un familiar, o amigo, y debe tener ingresos justificables que muestren que puede pagar el crédito.

En caso de no disponer de esto, también es posible ofrecer un bien como aval. Por ejemplo, un vehículo o una propiedad inmueble. No quiere decir que en cuanto se pida el crédito, la casa o coche pasen a ser de la empresa. Quiere decir que, en caso de no hacer realizar los pagos, se utilizará la propiedad para cumplir con la deuda.

¿Cómo pedir préstamos sin nómina y qué documentación se necesita?

Para conseguir préstamos rápidos sin aval y sin nómina, hay que encontrar una compañía que ofrezca este servicio. Una vez localizada, hay que consultar su página web y seleccionar las características del crédito. Es decir, la cantidad que se solicita y los plazos en los que se va a pagar. Asimismo, se deben indicar los datos personales del prestatario (nombre, apellidos, datos de contacto, etc.). Además, habrá que incluir una cuenta bancaria donde se vaya a ingresar el crédito.

Por otro lado, muchas empresas prestamistas pedirán otra documentación que necesiten para comprobar la solvencia y los datos personales. Un requisito indispensable será presentar un documento nacional de identidad o DNI. Por otro lado, como se indica anteriormente, es imprescindible contar con un justificante de ingresos. Uno de estos justificantes puede ser facilitado por la Agencia Tributaria del Gobierno de España. Se trata del certificado tributario del IRPF, y se puede conseguir a través de este enlace. Por último, se necesitará aportar un extracto bancario que muestre los últimos movimientos para comprobar los ingresos.

Ventajas y desventajas de los préstamos rápidos sin nómina

La principal ventaja de estos préstamos sin nómina es que se pueden pedir sin disponer de un salario fijo. Da igual si el prestatario no tiene un trabajo estable, o si está en paro, o jubilado. Así que prácticamente todo el mundo puede conseguir un crédito sin nómina. Solo con poder justificar unos ciertos ingresos, podrán contar con el préstamo.

Así mismo, son una forma rápida y fácil de conseguir un préstamo si la situación no es favorable. Normalmente, los créditos conllevan muchos trámites. Además de mucho tiempo de espera para saber si lo han concedido o no. Con los préstamos sin nómina, en pocas horas se consigue una respuesta. Y no hace falta hacer mucho papeleo, ya que la mayoría de empresas aceptan la documentación online. Este método facilita la rapidez al no tener que esperar a que la documentación llegue a través del correo ordinario.

No obstante, también cuenta con algunas desventajas. Principalmente, es muy importante asegurarse de que la empresa prestamista es de fiar. También hay que tener en cuenta que los intereses serán más altos que en un crédito con nómina. Por ello, se debe pensar muy bien en esto antes de pedir el préstamo. Y si es con aval, hay que asegurarse de poder devolverlo, porque se puede perder la propiedad en caso contrario.